Mediación Sistémica

La mediación consiste en modificar el enfoque de la confrontación hacia la negociación orientada hacia la solución del problema.

En el proceso de mediación se facilita dialogar sobre distintos puntos de vista, evitando generar malentendidos, aclarando los problemas y buscando las mejores alternativas aceptables para ambas partes, transformando la energía del conflicto destructivo en constructivo.

Para superar las diferencias y solucionar el conflicto se puede intervenir socioeducativamente junto con la mediación en distintos ámbitos, tales como:
– La Familia; con el afianzamiento de vínculos, ya que en la convivencia diaria, se producen situaciones conflictivas que desbordan a la persona agravando el problema y produciendo un empobrecimiento en las relaciones.
– La Escuela; con educación en valores, al ser la infancia y juventud los pilares fundamentales del futuro de la sociedad.
– La Comunidad; en relación a la cultura de paz, puesto que la mediación comunitaria está orientada a la gestión y resolución pacífica de conflictos al relajar las tensiones cotidianas en las relaciones intergeneracionales, interculturales, en el uso del espacios públicos, en desavenencias vecinales, tales como; ruidos molestos, mascotas, etc..
– La Organización, institución y empresa; con un liderazgo y una supervisión de los conflictos que se generan en el campo laboral, para distender las relaciones en beneficio de las partes.

En cualquiera de estos ámbitos, es fundamental actuar preventivamente mediante la gestión pacífica y solidaria de conflictos en la convivencia cotidiana, es decir; no es sólo actuar cuando el conflicto aparece, sino enseñar cómo se pueden resolver los conflictos, aún antes de emerger.

Todas las personas pueden aprender a negociar, es decir, ejercitar una manera de comunicación por la cual se intercambien cuestiones de diferente importancia.
Todos/as podemos aprender técnicas de comunicación específicas que nos ayuden a escuchar, entender, explicar, recibir feedback, buscando una solución a los problemas, que satisfaga al bien común.

Los acontecimientos pasados pueden constituir las causas fundamentales de conflictos presentes; si no se resuelven conscientemente y autónomamente pueden impedir avances en su gestión o producir resultados que descansen sobre bases poco sólidas, pudiendo resurgir incluso cuando el conflicto ya se daba por zanjado.
Por consiguiente, las oportunidades de mejora y los beneficios de MEDIAR en el proceso de gestión y resolución de conflictos se caracterizan por:

Movilizar y Mantener el orden con la maestría de aceptar que el conflicto puede ser útil para aprender a Manejar situaciones similares, y por tanto Mantener una esperanza realista y mostrarse convencido de que si todos colaboran puede resolverse.

Empatía y Equidad entre las partes implicadas con la magia alquímica de dedicar toda la atención al problema, no a la confrontación entre personas y sus opiniones. Evitar el comportamiento orientado hacia valoraciones personales sobre el otro o sobre su conducta. Lo importante es mantener la Entereza para llegar a un acuerdo en consenso con los beneficios mutuos donde primen los criterios de responsabilidad y colaboración.
Cuando la solución del conflicto se centra en el Éxito se tiende a conseguir un máximo de colaboración, si se centra en las opiniones y sentimientos personales entones se produce un máximo de actitudes defensivas y desvalorización de la postura contraria.

Descubrir y Diseñar alternativas con vigor ante las adversidades para salir fortalecidos de ellas y Definir hechos concretos y específicos relacionados con la resolución del problema. De este modo, rehuir de juzgar y hacer interpretaciones generales y negativas. Lo importante no son las opiniones sobre por que se realizaron los actos, o sobre el quién es el culpable, sino valorar los motivos para dar y recibir información no como criticas destructivas y manifestaciones de resentimiento sino para resolver el conflicto en función a la información que es útil y constructiva en un Diálogo apreciativo.

Identificar e Impulsar la sana acción de la mediación para buscar de forma conjunta la solución a partir de las propuestas presentadas, agotar la búsqueda de alternativas, rechazando las irrealizables e Innovar ante nuevas propuestas de convivencia buscando la Implicación social.

Autoconocimiento y Asertividad con el Arte del acompañar en la gestión de conflictos en integrar las anteriores habilidades transformando la queja y la protesta en la búsqueda de propuestas de mejora con compromisos de personas responsables para iniciar un proceso con menos exigencias en círculos viciosos de resistencia al cambio y con mayor capacidad de Adaptación y manejo de situaciones ansiógenas en la espiral creativa de la interacción en la comunidad.

Realismo y Reciprocidad para el crecimiento personal y el desarrollo social en los procesos de gestión de conflictos, los cuales consisten en asegurarse que las alternativas aceptadas son una síntesis de propuestas que incluyen aspectos tratados por varios miembros del grupo y que queda claramente recogida por escrito, señalándose los compromisos adquiridos con Respeto, Reconocimiento, Responsabilidad y Reciprocidad en continua Renovación ante constantes Retos de la convivencia en la comunidad.

De este modo, la mediación es un buen Recurso para Reparar posibles daños causados, Reconciliar a las partes implicadas, Reconstruir nuevos puentes y vías de paz para la Resolución de conflictos y Retroalimentación de los Resultados.

Las características de la mediación se fundamentan en mantener una actitud no violenta resonante para todo/a caminante por las sendas cívicas de la sociedad. Por consiguiente, en la Mediación no prima el resultado sino el proceso de llegar a la mejor alternativa al acuerdo negociado, para ello es necesario emprender un viaje lleno de aprendizaje por la vía de la vida comunitaria, donde compartir para volver a partir fortalecidos/as con:

Los Valores del Maestro/a:
El mediador actuando con imparcialidad e igualdad de oportunidades para ambas partes, no favorecer a ninguna, aportando buen ambiente para el entendimiento mutuo y el diálogo. De este modo, se orienta el proceso pero no se decide por las partes implicadas.

La Versatilidad del Mago/a:
La solución a los conflictos, pasa por comprender las causas del conflicto, reconocer y aprender del pasado, pero fundamentalmente mantiene una mira puesta en el futuro, tratando de aprender de los errores cometidos para prevenir los venideros.

La Voluntariedad del Guerrero/a:
Las partes implicadas en el conflicto son los protagonistas de su resolución. De este modo, el mediador es sólo un facilitador de la comunicación que facilita el compromiso en la reconciliación.

La Verdad del Sanador/a:
La sinceridad de lo citado y presentado en una mediación debe ser una de las premias fundamentales para clarificar percepciones a efectos de llegar a un acuerdo, y de este modo, siempre tendrá un carácter confidencial y el mediador no puede ser citado como testigo ni comentarlo fuera del ámbito de la mediación. Si el mediador tomara notas, estas se destruirán una vez finalizada la mediación.

La Vinculación del Artista:
La mediación es un proceso de comunicación que por su estructura invita a las partes a cooperar para el beneficio mutuo, y por consiguiente, tiende a crear convivencia en la comunidad.

La Vitalidad de un/a Niño/a que aprovecha con Vigor su Vulnerabilidad para ser y sentir con entusiasmo y rigor la alegría de ver la vida con la excelencia y la risa de ser uno/a mismo/a en convivencia con los demás. Sólo entonces, se comprende que la Victoria se consigue cuando todos ganan y nadie pierde.

Para ello hay que poner todos los sentidos, pero sobre todo el sentido común y tomar conciencia que no se llega a buen puerto con inocencia y esperanza sino con la firme intención de busca una resolución en cada etapa de desarrollo personal y colectivo.

Si valoramos positivamente el conflicto como una oportunidad para revitalizar principios esenciales para la vida de una comunidad como la responsabilidad social e individual, la participación democrática y la búsqueda cooperativa de soluciones, la negociación y la mediación son los métodos adecuados en los que los actores sociales promueven procesos más dialógicos, constructivos y pacíficos en las relaciones humanas.

Motivación
Empatía
Decisión
Iniciativa
Asertividad
Reciprocidad

MEDIAR

La mediación basada en la negociación consiste en una serie de etapas para separar la persona del problema, poner acento en los intereses sobre las posiciones y crear opciones de beneficio mutuo. De este modo, es útil para:

Manifestar el problema; los participantes explican el conflicto y sus posiciones ante el mismo.

Entender las causas personales y sociales; buscando datos y compartiendo distintos puntos de vista.

Decidir las prioridades a mejorar; partiendo de las necesidades y los deseos en el presente y de cara al futuro.

Involucrar a las partes implicadas; estableciendo las mejores opciones de forma positiva en función de las necesidades.

Acompañar el proceso de negociación; se acuerdan resultados mutuamente aceptables buscando las coincidencias entre las partes para satisfacer necesidades y llegar a un consenso.

Reestructurar del desequilibrio al orden; con la mirada puesta en el futuro para resolver el conflicto y buscar soluciones con ganancias conjuntas.