Arteterapia
El Arteterapia es una forma de psicoterapia que usa el medio artístico como su forma primaria de comunicación. Para su práctica no se necesita experiencia previa o formación en arte y lo que se busca es capacitar al paciente a efectuar cambios y crecimientos en un nivel personal a través del uso de materiales artísticos en un entorno protegido y facilitador.

El Arteterapia usa el proceso creativo para mejorar y realzar el bienestar físico, mental y emocional de los individuos. Su pilar fundamental es la creencia de que el proceso creativo y la expresión artística ayuda a las personas a resolver conflictos y problemas, desarrollar habilidades interpersonales, manejar el comportamiento, reducir el estrés, aumentar la autoestima y la conciencia de sí mismo y lograr introspección.

El Arteterapia ha ampliado su ámbito de actuación comprobándose su eficacia en procesos de intervención socioeducativa al desarrollar capacidades personales como la creatividad, el aumento de la capacidad de percepción, la automotivación o la resiliencia.
Casi todos los lenguajes artísticos poseen cualidades terapéuticas como satisfacción, relajación, evasión, divertimento, etc.

 

Lenguajes artísticos y formas artísticas en el ámbito terapéutico del Arteterapia:

Artes plásticas: Dibujo y pintura, arcilla, mascarás, collage, fotografía, mandalas, esculturas, etc. Utilizan materiales que pueden ser modificados por la persona para así crear una obra.

Artes escénicas: Danza, teatro, expresión corporal. Utilizan el movimiento del cuerpo y la actuación como forma de expresión e interacción social.

Artes literarias: Cuentos, poesía, escritura creativa. Utilizan la palabra escrita, que puede ser leída o escuchada, como instrumento de comunicación.

Artes musicales: Música, instrumentos, canciones. Utilizan como elemento principal la expresión musical y sus elementos (el sonido, el ritmo, la melodía y la armonía).

Artes aplicadas: Diseño, textil, joyería, etc. Incorporan la creatividad a objetos de uso diario, decorándolos o creándolos.

 

El Arteterapia pone el énfasis en la escucha interior, la atención y la espontaneidad.
Consiste en aprender a utilizar la capacidad de creación de imágenes, símbolos y metáforas para recuperar, desarrollar e integrar todo el potencial físico, mental, emocional y espiritual, en un proceso que Jung llamaba de Individuación, y que la Psicología Humanista denomina “el ser humano integrado”.

Todas las personas tenemos la capacidad de proyectar en formas artísticas, nuestras imágenes internas, en las cuales podemos aprender a leer las claves simbólicas de nuestro subconsciente. Además de los fines meramente terapéuticos, el Arteterapia es una técnica de desarrollo personal, de autoconocimiento y de expresión emocional, sirviendo igualmente para procesos de cambio, como vía de autoconocimiento y para desarrollar ciertas habilidades como la creatividad, percepción, intuición, etc.

 

Todos/as tenemos la capacidad de sanación, aunque la mayoría de nosotros/as vamos perdiendo sensibilidad al irnos enfrentando a situaciones conflictivas en nuestras vidas. Algunas de las costumbres que nos quitan sensibilidad, en el Arte de la autosanación, son los estilos de vida ajetreados que no dan tiempo a escuchar nuestro ser. El cual pide buena alimentación no sólo para su cuerpo, sino también a nivel psicológico, espiritual y desde luego, sin olvidar el sociocomunitario.

 

La desinformación ciudadana, ayuda a aceptar información adulterada que por comodidad se acepta como correcta. Los miedos, mayoritariamente, fomentados por los medios de comunicación masiva nos separan de nuestro propio poder de decisión. Le damos demasiada importancia a las apariencias externas. Mantenemos puestas continuamente “máscaras”, que en situaciones son útiles pero en otras nos oprimen.

Es bueno reconocer y aceptar nuestra responsabilidad de tomar conciencia; tenemos tantas preocupaciones que a veces no tenemos tiempo para las cosas verdaderamente importantes. Todo esto es ya conocido y hablado, pero hay que ser consecuente con lo que se piensa, se dice, se siente y se hace. Es decir, conectarse con lo que queremos, hacemos, sentimos en relación a cómo vivimos y cómo nos gustaría vivir.

La causa de muchos desequilibrios de la salud física y psicológica son la falta de conciencia en los pensamientos y hábitos irracionales. El control de las reacciones de nuestra emotividad y conducta puede condicionar nuestro estado de salud. De este modo, es necesario reconectarnos con el poder de nuestra fuerza interior, con creatividad, voluntad y firmeza del ánimo.

La perdida de energía vital genera debilidad creando desequilibrios físicos y psicológicos que pasan a ser crónicos. Este proceso es una reacción de nuestro organismo como una llamada de atención para que tomemos conciencia de nuestro propio poder se sanación.

La actual tendencia de ir a buscar la ayuda y seguridad en otros, que los pacientes consideran más competentes y capacitados, puede ser una consecuencia o síntoma de la pasividad por el desarrollo personal integral, creado por una visión distorsionada de la propia capacidad de escucha interior.

Es responsabilidad de los profesionales de la educación y terapeutas de la salud reemplazar esos viejos hábitos irracionales por otros más ajustados a la realidad individual de cada personal. Esto se hace mediante un esfuerzo mutuo para rechazar los pensamientos distorsionados y reemplazarlos por pensamientos más exactos y más proactivos.

Es lícito partir desde un punto de vista autocrítico para conseguir el cambio autodeseado, para salir empoderado en el propio proceso de búsqueda de armonía.

 

Todos tenemos la capacidad de curarnos a nosotros/as mismos/as. Curar es poner cuidado, atención y esmero a cargo de uno/a mismo/a con sanas acciones a lo largo de nuestra vida. Sólo hay que ponerle intención de curación y deseo para que así sea.

Curación y cambio son la misma cosa, por eso, la sanación se lleva a cabo cuando se comprende el Arte de tener Sensibilidad para aprender de los errores, fracasos y salir fortalecido de ellos. Transformando el esfuerzo de conseguirlo en confianza, alegría, amor y paz interior para compartirla con el exterior.

 

El ARTETERAPIA que te proponemos, consiste en facilitar a los clientes sus procesos de sana acción creativa. Te proponemos acompañarte en la búsqueda de las herramientas necesarias para la curación, ampliando la visión de tus propias soluciones reales al problema y no sólo centrándose en los efectos producidos por esos conflictos. La sanación se centra en la visión acerca de uno/a mismo/a, en las interpretaciones de sus experiencias e interacciones con el entorno. Además de la visión de nuevos patrones de conducta para un futuro inmediato.

 

Nuestro propósito es compartir tu propio compromiso de curación como uno de los caminos más antiguos hacia el despertar del ser humano, es decir, ir más allá del síntoma y viajar desde fuera hacia adentro, y desde dentro quitarse los prejuicios para conectarse con otras realidades no ordinarias.
Es muy importante la toma de conciencia de nuevas formas o pautas más adaptativas o saludables. Si esta reestructuración es con expresión espontánea a modo de manifestación creativa entonces la integración de la experiencia tendrá más Arte y Sensibilidad.

 

La tendencia natural es la resistencia al cambio y se acostumbra a continuar con los hábitos antiguos. Por eso, es importante poner conciencia y energía en crear hábitos nuevos más saludables; o continuar con los anteriores de una forma más responsable y consecuente con el propio proceso personal de cada uno/a, en interacción con su entorno familiar, laboral y social.

 

La SANA-ACCIÓN de resolver nuestros problemas, dolencias y desequilibrios es investigar en la causa del problema. Poniendo cuerpo, mente y corazón en este proceso los síntomas van siendo señales que indican el camino de las propias decisiones y múltiples vías para encontrar soluciones.

El camino de la sanación se vincula con el vuelo del alma. Lo importante es ir creciendo compartiendo rumbos en los cruces de caminos. El compromiso con el proceso de cambio personal y social tiene que PESAR en tus actos cotidianos cuando te Posicionas, luego te Estiras, te Sacudes, te Abres, te Ríes, te Relajas, te Reinventas y, por último, te Relacionas sintiéndote Renacer con el ARTE y Sensibilidad de buscar tu propia armonía y equilibrio.