INTUICIÓN INTEGRATIVA

el misterio de lo cotidiano

liberar talentos. optimizar inteligencias. sobredotar potencialidades.
Intuición Integrativa es un proceso para balancear ambos hemisferios cerebrales. El estado de cerebro integrado es ideal para reprogramar la mente con nuevas creencias proactivas, reducir el estrés y facilitar acceder al potencial del talento humano para responder ante cualquier desafío de la vida

Cada hemisferio de nuestro cerebro se especializa en funciones, información y problemas diferentes. El hemisferio izquierdo usa la lógica y piensa en palabras mientras que el hemisferio derecho usa las emociones y discurre en imágenes. Cuando vamos creciendo, nuestra crianza, nuestra educación y las distintas experiencias que vamos teniendo en la vida hacen que manejemos más un hemisferio que el otro, con lo que nuestra capacidad de respuesta queda mermada.

Con las herramientas que nos facilita la Intuición Integrativa logramos recuperar el estado de cerebro integrado, que es el ideal para potenciar el aprendizaje y grabar nuevas creencias. Con este proceso podemos aumentar la comunicación directa entre ambos hemisferios y volver a disponer de mayor potencial.

Con la sincronización cerebral se abren las posibilidades de integrar nuevas creencias más adaptativas y una mayor capacidad de inteligencia intuitiva vinculada a los pensamientos, las emociones y las percepciones en las que ponemos foco de atención.

Con el entrenamiento en la Intuición Integrativa conseguirás desarrollar tus capacidades innatas de inteligencia apreciativa e intuitiva. Para ello es necesario:

  1. Posicionarnos con la firme intención de movilizar la energía vital disponible.

Si mantienes la atención desde un enfoque de observador de lo que acontece, tu cuerpo tendrá mucha más energía para pensar, sentir, percibir, intuir, imaginar, moverse, respirar plenamente para estar cada vez más centrado en el momento presente.

  1. Estirarnos con entusiasmo para aumentar el pensamiento crítico no reactivo, con la capacidad de cuestionarnos lo que pensamos, y para estar seguros de que lo que sentimos no nos está condicionando.
  2. Sacudir los bloqueos emocionales y creencias limitantes de identidad, comprendiendo las reacciones emocionales.

El cuerpo tiene su propio sistema de protección, y reacciona ante estímulos externos según experiencias anteriores. Reeducar en el conocimiento del propio subconsciente es la llave para el cambio de sentir y para crear algo diferente a lo habitual.

  1. Abrir la inteligencia intuitiva para cambiar los patrones de comportamiento limitantes ante las decisiones clave de nuestras vidas para controlar nuestros propios comportamientos.

Reaprender a ampliar nuestro territorio, que consideramos realidad, es posible si aumentamos nuestra capacidad mental al observar, sin juicio, nuestros pensamientos, emociones, percepciones y propias señales del subconsciente.

  1. Retroalimentar el proceso de aprendizaje agregando valor a lo que acontece en nuestra vida cotidiana. Para ello es necesario la aceptación de uno mismo y de los demás y dar un propósito constructivo a nuestra existencia.

Es fundamental la responsabilidad en cumplir la tarea vital  de la propia razón de ser, el sentido por el cual le damos significado proactivo a la existencia, y agradecer que somos aquello que imaginamos ser, con excelencia personal de inconmensurables capacidades como seres humano en expansión.

La Intuición Integrativa se enfoca en:

  1. Posicionarnos para aprender a movilizar la energía centrada en estados mentales de concentración y atención plena.

La respiración y la meditación facilitan la coherencia cardiaca y entrar en los estados de ondas cerebrales Alfa y Theta para conectar ambos hemisferios cerebrales.

 

  1. Entrenar el cerebro medio o mesencéfalo combinando la gimnasia cerebral con ejercicios de movimiento rítmico cruzado y de expresión corporal espontánea.

El patrón o rastreo cruzado “cross crawls”, cambiando la lateralidad de las posiciones de los pies y las manos, los movimientos rítmicos, así como el movimiento auténtico de expresión libre ayudan a crear un estado de sincronización cerebral integrando ambos hemisferios cerebrales. Estos ejercicios son pautas que favorecen los estados cerebrales óptimos para grabar nueva información en nuestro subconsciente.

 

  1. Sacudir los bloqueos o conflictos emocionales y las creencias limitantes de identidad.

Una forma de experimentar el cambio de sentir ante nuevos aprendizajes es utilizar la llave de los arquetipos trabajados con cuentos, test proyectivos y Psicodrama.

Los arquetipos están relacionados con símbolos culturales e imágenes que forman parte del inconsciente colectivo. Se pueden expresar a través del pensamiento, el habla, las conductas, las reacciones emocionales, los sueños, etc. Son patrones, con los que nos relacionamos, que conforman maneras específicas de ser.

 

La educación en valores para la aprender el arte de conocerse, aceptarse y construir un mundo mejor requiere procesos o pactos personales de pensamiento, palabra y práctica para parar de padecer el pesar y permutarlo en un plan de acción para morar en el palacio interior del ser. En las salas del subconsciente de nuestro palacio podemos encontrar arquetipos, tales como:

– Positividad del inocente soñador.

– Pertenencia de la amistad de una persona corriente.

– Progreso del explorador.

– Pasión del amante.

– Paciencia en el cuidado del servidor.

– Perseverancia del héroe guerreo.

– Pertinencia del rebelde, destructor, fuera de la ley.

– Potencial del ingenioso creador.

– Perspectiva del mago.

– Poder del rey gobernante.

– Paz del sabio en conexión la Fuente de providencia.

– Perspicacia del loco bufón.

 

  1. Ampliar el territorio del poder mental y la intuición ampliada.

Con los ojos cerrados el foco de atención se centra en la percepción extrasensorial. Este recurso genera que la mente tenga que redirigirse a nueva vías de interpretación de la realidad con mayor influencia del poder del subconsciente. Los logros en este sendero de autodescubrimiento de las propias capacidades facilitan integrar nuevas creencias sintiéndolas desde el empoderamiento y la automotivación. Estas pautas aprendidas quedan grabada e integradas a nivel subconsciente y reemplazan los viejos patrones.

 

  1. Responsabilizarnos en el propio proceso de desarrollo personal integrando nuevas creencias para la excelencia sostenible a medio y largo plazo, enfocado en el logro de retos, sueños y propósitos constructivos.

Es esencial un plan de acción para confirmar que los cambios se van consolidando y se va expandiendo el propio potencial del balance de ambos hemisferios cerebrales.

La Intuición Integrativa genera beneficios tales como:
Reduce el estrés emocional, resolviendo recuerdos dolorosos, encontrando mayor paz y felicidad.
Aumenta la autoestima, cambiando creencias para apreciarte y aceptarte profundamente.
Amplía la confianza en ti mismo para adoptar medidas positivas y decisivas en tu vida.
Facilita enfocarte en lo que realmente quieres para mejorar tu realidad y la de los que te rodean, con un mayor sentimiento de unidad

La Intuición Integrativa crea nuevas conexiones o circuitos neuronales en el proceso de integrar ambos hemisferios cerebrales. La pieza clave de su metodología es sentir y limpiar las emociones enquistadas por un evento estresante y deshacer ese nudo de sentimientos y pensamientos limitantes, mediando entre el procesamiento mental subconsciente y el consciente.

El subconsciente es el almacén de nuestras actitudes, creencias y valores que son los cimientos de nuestra personalidad y tienen consecuencias de largo alcance en nuestra vida, tanto positivas como negativas al establecer los límites de lo que podemos alcanzar.

El cerebro puede hacer nuevas conexiones y romper las viejas. Gracias a la neuroplasticidad al dar nuevas instrucciones al cerebro subconsciente, se crean otras conexiones neurológicas.

La intuición ampliada permite dar foco de atención a nuevas creencias potenciadoras que integran nuevos caminos a recorrer. El proceso de aprendizaje se fundamenta en replantear las coordenadas rumbo a liberar tu mente y empoderarte.

Por medio de las asociaciones podemos acceder con mucha precisión al inconsciente y localizar traumas o bloqueos en las personas. 

Por medio de la imaginación activa se puede intervenir en la conciencia y transformar los contenidos dañinos o equivocados que hay en ella.

La Imaginación Activa es una técnica de acceso directo al inconsciente. Esta imaginación alquímica o meditación visionaria fue creada por Carl Gustav Jung. Es una estupenda herramienta para bucear la propia interioridad intuitiva.

Hoy sabemos gracias a la neuropsicología cómo funcionan nuestras neuronas, como estas células especializadas de nuestro sistema nervioso hacen sinapsis unas con otras gracias a procesos químicos y físicos y como así surgen nuestros pensamientos, recuerdos, sensaciones y emociones. Cualquier cambio fisiológico en esta comunicación afecta nuestro estado psicológico. Esto también funciona al revés, cambiando nuestros procesos psicológicos, nuevos pensamientos y recuerdos. Podemos reprocesar la información con nuestro poder mental, a través de la imaginación activa, la visualización creativa o la  meditación visionaria, produciendo cambios fisiológicos en la comunicación neuronal.

empoderamiento intuitivo

Los procesos de Intuición Integrativa restauran las podas neuronales que fuimos haciendo para adaptarnos a los aprendizajes requeridos desde la infancia. Una característica fundamental de la imaginación activa es que las imágenes provienen del inconsciente. Por este motivo, desarrollar la intuición es necesario para sacar a flote nuestras capacidades innatas sumergidas y limitadas por nuestras propias podas sinápticas, por las reacciones adaptativas en nuestro ciclo evolutivo.

A través del entrenamiento en Intuición Integrativa puede brotar nuevas pautas de aprendizaje más adaptativas a nuestras nuevas capacidades aprendidas integrando ambos hemisferios cerebrales con el entreno de la intuición ampliada y manifestaciones expresivas artísticas, como la escritura narrativa, el movimiento espontáneo auténtico, el Psicodrama y el arteterapia.

La Intuición Integrativa utiliza técnicas activas psicodramáticas para comunicarse con el subconsciente y averiguar cuáles son las creencias limitantes de la persona. Es fundamental el movimiento libre y las posturas corporales que favorecen el funcionamiento de ambos hemisferios cerebrales de forma equilibrada. El Psicodrama en sinergia con el proceso de entrenamiento de la intuición ampliada facilita que se produzcan cambios en las creencias, sensaciones y sentimientos de la persona de forma rápida, efectiva y permanente.

 

Para dejar de experimentar la vida que estamos programados creer subconscientemente es prioritario aprender a vivenciar una identificación equilibrada, escuchar los mensajes de nuestra intuición y aumentar la conexión interhemisfésica cerebral. La sincronización hemisférica facilita el sentir nuestras creencias subconscientes de forma rápida y efectiva en un proceso de autoconocimiento y retroalimentación constante.

Es primario observar nuestras percepciones, estructuras de pensamiento, sentimientos e intuiciones, puesto que, no vivimos el mundo tal y como es, sino como lo interpretamos en función del propio sistema de creencias ligado al inconsciente personal y colectivo.

Conociendo e integrando nuestro subconsciente podemos imaginar activamente aquello que deseamos ser y manifestarlo en nuestros pensamientos, palabras y acciones cotidianas.

La Intuición Integrativa te reconecta con poder desde tu intuición personal. Es una herramienta con la que cambias las creencias que tienes en el subconsciente, de forma que creas el potencial para gestionar tus acciones no reactivas para obtener los resultados que deseas. Tu propio talante y talento crean tu potencial, que a su vez crea tus acciones, que generan unos resultados, que ratifican lo que crees.

 

La Intuición Integrativa se centra más en el hacer desde la propia vivencia más que en el hablar lógico y lineal. Se parte de lo que queremos, reflexionamos sobre cómo nos gustaría que fueran las cosas en relación con la meta a conseguir. En este proceso las creencias potenciadoras se van construyendo con el balance de ambos hemisferios cerebrales en sinergia con el alto impacto emocional que se siente al conseguir nuevos retos personales. Dichos avances, vinculados a la escucha interna de la propia intuición, son generados por las decisiones claves o motivaciones de logro intrínsecas que cambian paso a paso la identidad, con las nuevas creencias con las que observamos la propia realidad.

Es un regalo transformar nuestra realidad imaginando activamente, viendo el mundo como somos en verdad