COACHING DE PERCEPCIÓN INTUITIVA

escucha interna

Para desarrollar la comunicación con nuestro propio ser y darle más sentido, significado y sensibilidad a la vida te proponemos el poder mental y la percepción intuitiva como camino de desarrollo personal

La intuición es la capacidad del ser humano de entender situaciones, cosas, pensamientos o sentimientos y poder tomar decisiones al instante pudiendo integrar y completar la información con la mente lógica. Es llamada popularmente como “presentimiento”, “corazonada” o “voz interna”.

Cuando unimos pensamiento a intuición, entonces hablamos de pensamiento intuitivo, el cual es aquel proceso cognitivo que no está sujeto a un previo análisis o deducción lógica, sino que nace de una intuición o percepción sensorial evidente.

El pensamiento intuitivo es un conocimiento adquirido sin la necesidad de emplear un análisis o un razonamiento anterior. Es una consecuencia directa de la intervención de la interpretación del subconsciente para la resolución de conflictos que se presentan en la cotidianidad.

 

Allí donde pones tu atención, se enfoca tu energía a disposición de tu intención. Tu realidad está basada en tus propios pensamientos y creencias que anidan en el subconsciente. Cada decisión que tomas en tu día a día es un momento perfecto para observar la voz interna de tu subconsciente e integrarla sintiendo y reflexionando sobre la mejor manera de avanzar con integridad.

Las sesiones se desarrollan en relación a 5 bloques:

  1. POSICIONAMIENTO CORPORAL para calmar la mente y movilizar la energía vital.
  2. ESTIRAMIENTO DE CAPACIDADES MENTALES para activar las “antenas” de percepción percibiendo información sutil, optimizando el poder del subconsciente y la coherencia cardíaca en sinergia con el desarrollo del cerebro.
  3. SACUDIDA Y LIMPIEZA DE SENTIMIENTOS para integrar el subconsciente con herramientas para detectar y armonizar heridas y bloqueos emocionales así como creencias limitantes.
  4. APERTURA A LA IMAGINACIÓN Y LA CAPACIDAD DE VISUALIZACIÓN para dominar las múltiples potencialidades de la “Pantalla Mental”.
  5. RELAJACIÓN Y RISAS para retroalimentar retos de nuevas habilidades con entusiasmo y alegría.

La vitalidad y el bienestar facilitan entrar en estados mentales Alfa y Theta que condicionan el correcto enfoque de la mente. Del mismo modo, el esfuerzo en conocerse mejor abre las puertas al potencial del empleo del subconsciente integrándolo en el consciente.

En el subconsciente moran las heridas emocionales del pasado, tales como sentimientos internos de rechazo, abandono, humillación, injusticia y traición. Estas heridas generan bloqueos o conflictos emocionales vinculados al miedo, la culpa, el enfado, la vergüenza y la tristeza o sufrimiento. Estos bloqueos generan creencias limitantes de identidad ya sea como normas particulares o como valores comunes en el sistema de relación vinculante. Estas creencias condicionan los pensamientos, las palabras, los actos, los hábitos que son espejo de nuestro interior y reflejan las posibilidades de nuestro destino.

LUDO-PEDAGOGÍA

Las actividades de percepción ampliada, desarrolladas en cada sesión, se adaptan a las necesidades de cada persona, el talante, talento y  aficiones de cada participante.

La dinámica de las sesiones, de coaching de intuición ampliada, son estructuradas para dar un paseo mental por los siguientes 5 elementos o bloques fundamentales:

  1. Posicionamiento: Calmar la mente y movilizar la energía vital.
  2. Estiramiento: Activar las “antenas” de percepción percibiendo información sutil.
  3. Sacudida: Detectar y armonizar heridas y bloqueos emocionales así como creencias limitantes.
  4. Apertura: Aumentar la capacidad de visualización y dominar las potencialidades de la “Pantalla Mental”.
  5. Relajación: Fomentar la responsabilidad y motivación intrínseca en el deseo de aprender a aprender con autonomía.
Ampliar la percepción intuitiva es un proceso de búsqueda que tiende al estar plenamente en el aquí y ahora

1-   Para calmar la mente y movilizar la energía vital fundamentalmente trabajaremos con respiraciones conscientes. Estas respiraciones sirven para tranquilizar, armonizar y para activar el nivel de vitalidad.

De este modo, en cada sesión aprenderemos el arte del control de la energía vital o “Pranayama”.

  • Para relajarnos, por ejemplo, realizaremos respiraciones cíclicas de 4:8 tiempos de inhalación y el doble de tiempo al exhalar. O la respiración Cuadrada “Sama Vritti” con iguales fases al inspirar, retención después de inhalar, espirar y al retener sin aire después de exhalar.
  • Para empezar a fluir, por ejemplo, realizaremos respiraciones de 4:4 tiempo. O la respiración Alterna “Nadi Shodana” tapando cada orificio de la nariz para inspirar y tapando el otro orificio para expirar y posteriormente no cambiar de orificio hasta después de haber vuelto a inspirar. Solamente realizamos el cambio de orificio cuando tengamos los pulmones llenos de aire. Con esta respiración se estimulan sutilmente ambos hemisferios cerebrales se purifican los principales canales energéticos “ida” y “pingala”.
  • Para la proactividad y enfoque realizaremos, tres rondas de 20 respiraciones, de respiración de Fuego “Kapalabhati”. Forzando la exhalación, fuerte y rápida, desde el diafragma. Después acontece la inhalación de forma relajada sin forzar. O podríamos elegir la respiración de Fuelle haciendo tanto exhalaciones como inhalaciones fuertes y rápidas.

Hay muchos métodos contemporáneos de respiraciones, como por ejemplo la de “Wim Hof”. Nos adaptaremos al método que mejor encaje según la destreza de cada participante. Poco a poco aprenderemos el manejo de las cerraduras o llaves energéticas “Bandhas” del cuello, diafragma y suelo pélvico.

Lo importante no es la técnica sino la intención, por ello se puede complementar con movimiento de manos o incluso pequeñas percusiones para subir la energía vital hacia el cerebro, despertando el mesencéfalo y las glándulas pituitaria y pineal.

  • La respiración de la abeja “Brahmari”, o respiración del zumbido de la abeja, se realiza para alcanzar un estado de relax, alejando los malos pensamientos y apaciguando las emociones.

Como en todas las prácticas de respiraciones conscientes nos sentaremos cómodamente y con la espalda recta en la postuta de loto “Padmasana” o cualquiera con la espalda recta que sea cómoda para el participante. Con los pulgares taparemos nuestros oídos, y con el resto de la mano podemos tapar nuestros ojos para concentrarnos más aún. Inhalamos profundamente por la nariz y al exhalar lo haremos de forma suave por la nariz, y con la boca cerrada entonaremos el manta OM, de manera que el sonido imitará el zumbido de una abeja.

  • La respiración oceánica “Ujjayi” es una técnica que produce un sonido en la zona de la glotis semejande a las olas del mar. Ayuda a preparar la mente para centrarse en el momento presente.

 

2-   Activar las “antenas” de percepción percibiendo información sutil.

El subconsciente es capaz de captar y procesar la información de forma muchísimo más superior que el consciente.

Trabajar con los ojos vendados facilita que la glándula pineal, al detectar la ausencia de luz, empiece a segregar melatonina. Esta hormona relaja la tensión cerebral y nos dirige hacia el mundo subconsciente.

La mayoría de las personas adultas cuando estamos conscientes permanecemos en estados de onda cerebral Beta para sobrevivir dando respuesta al entorno físico. La respiración consciente facilita la coherencia cardiaca conjuntamente con el pensamiento proactivo enfocado en emociones que generen plenitud y bienestar, con emociones de alegría, amor y sentimiento de unidad, ayudando a relajar la mente.

En estados, de relajación activa, Alfa el subconsciente y las percepciones extrasensoriales son más accesibles pudiendo entrenar la percepción dermosutil, vibraciones o sensaciones, recuerdos, imágenes, ideas que vengan a la cabeza o corazonadas. Es importante apuntar las respuestas para ir calibrando y estimulando positivamente los avances.

 

3-   Detectar y armonizar heridas y bloqueos emocionales así como creencias limitantes.

Sobre las creencias vamos construyendo nuestra historia, como un narrador en su diálogo interno que va reforzando sus pensamientos, su  discurso y sus actos. Es como un programa informático que funciona de modo automático. Para reprogramar dicho sistema utilizaremos diversas técnicas para acceder al inconsciente tales como:

  • Imágenes proyectivas, como el test del bosque, la casa y el árbol, que aportan un conocimiento global de la personalidad del participante.
  • Técnicas Psicodramaticas y sociométricas para trabajar roles y rematrizar comportamientos integrados en nuestra personalidad.
  • Arteterapia trabajando con los significados de colores y cualidades de movimiento espontáneo que se relacionan con sentimientos y estados emocionales.
  • Meditaciones para calmar la mente a estados Alfa o Theta y, desde allí, reprogramación de estructuras de pensamiento o limpieza de patrones a nivel vital, mental y a nivel de conciencia.

Emplearemos técnicas activas para darnos cuenta de nuestros programas de pensamientos encubiertos que tienen relación con nuestro cuerpo físico con herencia genética, vitalidad energética, emocionalidad, capacidad mental, responsabilidad en las leyes de causa y efecto según nuestros actos, así como planos más sutiles del alma, el espíritu y la integridad como seres humanos.

Para eliminar la raíz de obstáculos y creencias limitantes arraigadas se debe ser consciente de las mismas, reconocer esta traba como una dificultad en su vida y fundamentalmente tener clara la creencia potenciadora o nuevo programa mental que deseamos instalar.

Cabe destacar que es imprescindible el constante esfuerzo en revisión de nuevos hábitos para manifestar las nuevas sendas a transitar siendo más libres y espontáneos.

  • Los cuentos con lenguaje metafórico y lúdico facilitan provocar un estado no defensivo de la mente y así poder acceder al subconsciente.

En el subconsciente moran heridas, bloqueos y creencias que limitan los deseos conscientes debido a emociones conflictivas, memorias sistémicas y arquetipos con los que nos identificamos y nos condicionan.

Carl Jung definió doce patrones internos o arquetipos primarios a nivel relacional a los cuales cada persona otorga sus significados, valores, motivaciones, actos y sentires, así  como roles a desempeñar según las propias máscaras de su personalidad.

Los doce arquetipos son: El inocente y el huérfano, el buscador y el amante, el cuidador y el guerrero, el destructor y el creador, el mago y el gobernante y el sabio y el bufón. Todos tienen espacio en nuestra vida para expresarse y colaborar entre ellos para desplegar el máximo potencial posible integrando la sombra, tanto por defecto como por exceso, que generaría bloqueos y carencia para la excelencia personal.

 

4-   Aumentar la capacidad de visualización y dominar las potencialidades de la “Pantalla Mental”.

El hemisferio cerebral derecho trabaja con el razonamiento, la lógica y el lenguaje abstracto mientras que el hemisferio izquierdo funciona de forma no verbal, con imágenes que nos potencia la capacidad de visualización. Por tanto, es necesario integrar ambas partes y desarrollar la capacidad de visualizar hasta desarrollar una “pantalla mental” donde poder ver los propios pensamientos o recuerdos, así como proyectar con la imaginación.

Lo proyectado en la “pantalla mental” es un tipo de percepción intuitiva, es una forma de visualizar de manera mental enviando ideas y mensajes simbólicos o abstractos que el subconsciente capta. Poco a poco, con perseverancia y entusiasmo, se puede guiar a transformar la información sutil en imágenes, con mayor claridad a nivel consciente para irla calibrando y vinculando a otras capacidades intelectuales. Esta “pantalla mental” va a servir para captar información sutil y plasmarlas en forma de imagen desarrollando una manera de comunicación a nivel intuitivo.

Algunas formas de entrenamiento con imágenes son los juegos de estimulación visual, el entrenamiento con post imágenes, ejercicios de gimnasia cerebral y fundamentalmente utilizar la visualización y la imaginación como motor de arranque de la “pantalla mental” para progresivamente dominar su uso.

 

5-   Fomentar la responsabilidad y motivación intrínseca en el deseo de aprender a aprender con autonomía.

Se recomienda una retroalimentación de los avances de las sesiones y un cuaderno de bitácora durante todo el proceso para escribir diariamente los sueños, retos, dificultades, oportunidades de mejora, potencialidades y todos los avances que se vayan adquiriendo para enriquecer los aprendizajes.

 

La práctica constante reeduca el cerebro generando conexiones sinápticas que potencian las capacidades de aprendizaje y adaptación al entorno.

ATENCIÓN PLENA Y PERCEPCIÓN INTUITIVA AMPLIADA

El ser humano percibe mucho más que aquello que hace consciente, toda esa información se almacena en el subconsciente y forma parte de la intuición. La intuición se caracteriza por dar respuestas rápidas y automáticas porque usa el contenido del inconsciente para evaluar y reaccionar frente a un estímulo o situación sin esperar la reacción racional o consciente. La intuición asocia experiencias pasadas del individuo y actúa en base a creencias y valores. Se diferencia de la razón que usa la lógica y el análisis de variables para relacionarse con el mundo interno y externo.

La percepción es el proceso psicológico que permite integrar e interpretar la información sensorial dándole un significado, el que es propio, al objeto o asunto atendido, elaborando una imagen, registro y memoria del mismo.

Las sensaciones, las percepciones, las emociones y las representaciones se consideran etapas del conocimiento sensorial.

Elementos que influyen en la percepción:

Cuerpo. Los sentidos relacionados con la percepción son visual, táctil, percepción de forma, espacial, auditiva, olfativa, magnetocepción, equilibrio, térmica, percepción de estímulos nocivos, gustativa, cenestesia de los órganos internos y quimioestesia en la activación de receptores y mucosas.

Emociones. Aquello que te mueve o impulsa. Reacciones psico-fisiológicas que representan modos de adaptación a ciertos estímulos ya sean reacciones adaptativas fluidas o cristalizadas por la experiencia de situaciones anteriores.

Pensamientos. Patrones mentales limitantes o potenciadores.

Apego a un estado o tendencia en particular.

Los elementos de la percepción son: atención, foco de concentración, imaginación y memoria.

Fundamentos del foco de atención, ya sea sobre las partes o el todo, son poner atención a las posiciones y movimiento autoconsciente del cuerpo y la corporeidad; la respiración; las sensaciones; las emociones, los pensamientos; la reflexión y comprensión sobre sus bases biológicas, psicológicas y vinculares asociadas a los cambio; el entorno; la imaginación y a la memoria.

empoderamiento intuitivo

Cuando el cerebro produce imágenes nuevas, que no han estado en la experiencia y que no corresponden a ningún objeto existente en realidad, se consideran como una materialización ya rea recordada o imaginada. Las imágenes, cristalizadas en la pantalla mental, comienzan a existir realmente en el mundo interno y, por tanto, a influir sobre los pensamientos, sentimientos y otras cosas percibidas.

La imaginación puede ser un punto de arranque de la manifestación de la realidad a través de la intención conjuntamente con hábitos de pensamientos, palabras, actos y hábitos cotidianos.

La experiencia pasa a través del experimentador en un espacio de intima libertad que está disponible al ser observada con ecuanimidad, sin anclarse a los pensamientos y creencias.

Los hábitos de observación, aceptación, aprobación y amor propio son fundamentales para manifestar acciones concretas en el desarrollo personal, para lo cual la imaginación facilita visualizar un mundo mejor y mejor cada día dando pasos en conexión con nuestra esencia.

En el coaching de percepción ampliada las propuestas a desarrollar deben ser explicadas como juegos. Se va progresando en el proceso de ir empoderándose con las propias capacidades mentales. De este modo, podemos ir avanzando hacia el autodescubrimiento de la nueva sensibilidad o arte de la mirada interior con tareas como:

1-   Posicionamiento y centramiento con respiraciones para relajarnos, para empezar a fluir y para la proactividad y enfoque.

2-   Estiramiento de los sentidos haciendo calibraciones de las corazonadas, sensaciones, ideas o imágenes de información sutil que acontezcan con ojos vendados.

Se va sintonizando y adaptando la dinámica de la sesión según lo que sea más sencillo para cada personas. Se irá alternando materiales en relación a olores, formas, densidad o nivel de energía, texturas y sensaciones táctiles, percepciones corporales y visuales, etc.

3-   Sacudida y gestión de conflictos con imágenes y test proyectivos, técnicas activas Psicodramaticas, arteterapia, trabajo con arquetipos, cuentos y meditaciones de limpieza y reprogramación.

4-   Apertura de la imaginación y la “pantalla mental” con juegos de estimulación visual, el entrenamiento con post imágenes, ejercicios de gimnasia cerebral, visualización e imaginación.

5-   Retroalimentación, con evaluación continua en el cuaderno de bitácora, de fortalezas, oportunidades, dificultades y amenazas en la singladura del viaje interior. Cumpliendo con el diario de retos y sueños.

La atención plena en la percepción intuitiva nos permiten ser desde la conciencia propia y habilita la presencia en congruencia con el sentir, pensar, decir y hacer.

Fijar la atención en la presencia consciente facilita la elección y claridad en toda acción, puesto que implica estar en coherencia con el cuerpo, emociones y pensamientos.

La atención plena nos conectar con el centro del Ser que contiene la experiencia particular que se atraviesa en el momento presente, sin identificarse con el contenido de la experiencia ni juzgarla por la personalidad o identidad personal.

Centrarse en la observación o escucha interna permite una apertura al inconsciente creativo y por lo tanto a las múltiples posibilidades que puedan surgir de él.

Con la percepción intuitiva ampliada permanecemos en el momento presente para observar sensaciones, emociones y pensamientos e integrarlos. De esta forma despertamos a la vida proactiva, receptiva y creativa en la gestión de situaciones y retos cotidianos.